Monjas Dominicas

Nuestro Padre santo Domingo de Guzmán nos sumó a la “Santa Predicación”. Nuestra misma vida contemplativa, es nuestro modo específico de predicar. Anunciamos que en Cristo, Dios que es Amor está con cada uno de nosotros. Nada es más fuerte que el amor que Jesús nos tiene.  


Leer más...

Fraternidad...

Llamadas a vivir en comunidad el Evangelio de Jesús. Nuestra vida de hermanas quiere ser un testimonio de que es posible vivir el Evangelio . Jesús nos da su Espíritu, su Amor, que nos hace capaces de amarnos como hermanos. ¡Sólo hay que dejar que nos transforme!


Leer más...

Contemplativas

  La soledad del Monasterio nos llama constantemente al interior, donde D ios Trinidad nos habita. Nos ayuda a vivir en silencioso diálogo amoroso, compasivo con las necesidades del mundo y de cada hombre, especialmente por los que más sufren.  


Leer más...

¿Escuchas a Dios?

  Las campanas del Monasterio comparten nuestra misión: están para que cuando las escuches recuerdes que Dios está presente en tu interior, en tu historia ¡A Él le importas!!!!


Leer más...

En la Trinidad...

Somos monjas dominicas que formamos el Monasterio de la Trinidad; caminamos hacia la meta de todo ser humano: el corazón de la Trinidad. Intentamos dejarnos transformar por el Espíritu para poder vivir de, por y en el amor trinitario.  


Leer más...
01234

Vocación

Había en mi corazón como un fuego ardiente, prendido en mis huesos y aunque yo hacía esfuerzos por apagarlo, no podía”. (Jr.20,9)

¿Ya has descubierto tu misión?

¿Sabes que quiere Dios de ti? ¿Sabes cómo descubrir lo que Dios quiere para ti?

¿Te atrae la vocación contemplativa o la ves inútil?

Para pensar más...

Galería de Imágenes

images/stories/fruit/Auroros .jpg images/stories/fruit/Madre Federal vedat.jpg images/stories/fruit/Orihuela claustro.jpg images/stories/fruit/asamblea06comulgando.jpg images/stories/fruit/campanar.jpg images/stories/fruit/claustro mayo 05.jpg images/stories/fruit/con Obispo.jpg images/stories/fruit/encuentrocontemplativas.jpg images/stories/fruit/jardin febrero.jpg images/stories/fruit/palomacomunidad.jpg

PALABRAS DE JESÚS

“Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice “dame de beber”, le pedirías tú, y Él te daría agua viva” Jn. 4,10

“En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis” Mt. 25,40

“El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él.” (Jn. 14, 23)

“...a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo el que os he elegido ...”(Jn. 15, 15-16)

“Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos” (Mt. 28, 21)

“Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo- y luego ven y sígueme” Mt. 19,21

Pasión por la Palabra

Los dominicos heredamos de nuestro fundador, Santo Domingo la pasión por la Palabra. Somos apasionados servidores de la Palabra de Dios.

Lo propio de los dominicos es la predicación.

Santo Domingo nos enseña que el Evangelio se predica cuando se vive.

La experiencia fontal para el predicador es la experiencia de Dios cultivada a través de una vida contemplativa intensa.

Contemplar y dar de lo contemplado”

La experiencia contemplativa de los dominicos incluye:

el silencio contemplativo

la oración,

la lectio divina,

la celebración litúrgica,

el estudio,

la pobreza...

Dedicamos mucho tiempo y energías a conocer, estudiar, meditar y contemplar par vivir la Palabra de Dios.

El dominico alimenta el anuncio con la contemplación y estudio de la Palabra y la contemplación de la historia humana.

Sólo puede ser predicador el que ha tenido experiencia de la Palabra y a la vez la Palabra que se anuncia es exigente e interpela al predicador y reclama de él una vida acorde con la Palabra que predica.

Pero el predicar incluye el anuncio testimonial, la experiencia viva de la Palabra que predica. La Comunidad, la vida fraterna de la comunidad del predicador es testimonio vivo de la Palabra.

Cada comunidad dominicana es una escuela de oración y contemplación: Una escuela de la Palabra.

 

La Palabra de Dios se ofrece al creyente y a la persona consagrada para madurar su fe.

Dice el Beato Jordán de Sajonia de Santo Domingo: “Se dedicaba con tal avidez y constancia a agotar el agua de los arroyos de la Sagrada Escritura que, infatigable cuando se trataba de aprender, pasaba las noches casi sin dormir.”

 

 

 

 

 

 

Los “Modos de orar” son opúsculos de extraordinario interés sobre el modo de orar de tenía santo Domingo. En ellos podemos captar como puede el cuerpo participar en la oración y nos muestras cómo la palabra de Dios informaba la vida de Domingo de Guzmán. Podemos leer en el 8º modo de oración:

...su alma experimentaba entonces una dulce emoción como si hubiera escuchado al mismo Señor dirigirle la palabra, según está escrito: “Yo escuché la palabra que el Señor dirá dentro de mi corazón”. Y, como si estuviera discutiendo con un compañero, parecía no poder contener sus palabras y sus pensamientos... se le veía reír y llorar sucesivamente, mirar fijamente, bajar los ojos; luego hablar en voz baja consigo mismo y golpearse el pecho..... ascender rápidamente de la lectura a la súplica, de la súplica a la oración, de la oración a la contemplación… Y mientras leía de este modo en la soledad, veneraba su libro e inclinándose hacia él lo besaba con amor, sobre todo cuando se trataba del libro de los Evangelios y él había leído las palabras de Jesús....”

Sólo quien escucha la Palabra puede convertirse en su anunciador” (BenedictoXVI)

Las monjas dominicas nos acercamos constantemente a la Sagrada Escritura con amor agradecido... tratamos de llevar a la vida la Palabra contemplada

Como las Sagradas Escrituras están inspiradas por el amor de Dios, sólo la persona que ama puede comprenderlas” (Timothy Radcliffe)

La ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo” (San Jerónimo)

 

 

 

Hemos escrito un libro sobre la vida

de las santas y beatas de la Orden. 408 páginas, formato grande con impresión a color. Ver más...

Lo vendemos en nuestro Monasterio y en la Casa Federal de Torrente.

Jubileo

La Orden de Santo Domingo festeja 800 años.

Mirá como lo festejamos:  aquí!

Y aquí también!

Todos los Años

Diócesis

Pertenecemos a la Diócesis de Orihuela-Alicante.


* Nuestra Diócesis
* Encuentros de Contemplativas