Monjas Dominicas

Nuestro Padre santo Domingo de Guzmán nos sumó a la “Santa Predicación”. Nuestra misma vida contemplativa, es nuestro modo específico de predicar. Anunciamos que en Cristo, Dios que es Amor está con cada uno de nosotros. Nada es más fuerte que el amor que Jesús nos tiene.  


Leer más...

Fraternidad...

Llamadas a vivir en comunidad el Evangelio de Jesús. Nuestra vida de hermanas quiere ser un testimonio de que es posible vivir el Evangelio . Jesús nos da su Espíritu, su Amor, que nos hace capaces de amarnos como hermanos. ¡Sólo hay que dejar que nos transforme!


Leer más...

Contemplativas

  La soledad del Monasterio nos llama constantemente al interior, donde D ios Trinidad nos habita. Nos ayuda a vivir en silencioso diálogo amoroso, compasivo con las necesidades del mundo y de cada hombre, especialmente por los que más sufren.  


Leer más...

¿Escuchas a Dios?

  Las campanas del Monasterio comparten nuestra misión: están para que cuando las escuches recuerdes que Dios está presente en tu interior, en tu historia ¡A Él le importas!!!!


Leer más...

En la Trinidad...

Somos monjas dominicas que formamos el Monasterio de la Trinidad; caminamos hacia la meta de todo ser humano: el corazón de la Trinidad. Intentamos dejarnos transformar por el Espíritu para poder vivir de, por y en el amor trinitario.  


Leer más...
01234

Vocación

Había en mi corazón como un fuego ardiente, prendido en mis huesos y aunque yo hacía esfuerzos por apagarlo, no podía”. (Jr.20,9)

¿Ya has descubierto tu misión?

¿Sabes que quiere Dios de ti? ¿Sabes cómo descubrir lo que Dios quiere para ti?

¿Te atrae la vocación contemplativa o la ves inútil?

Para pensar más...

Galería de Imágenes

images/stories/fruit/Auroros .jpg images/stories/fruit/Madre Federal vedat.jpg images/stories/fruit/Orihuela claustro.jpg images/stories/fruit/asamblea06comulgando.jpg images/stories/fruit/campanar.jpg images/stories/fruit/claustro mayo 05.jpg images/stories/fruit/con Obispo.jpg images/stories/fruit/encuentrocontemplativas.jpg images/stories/fruit/jardin febrero.jpg images/stories/fruit/palomacomunidad.jpg

PALABRAS DE JESÚS

“Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice “dame de beber”, le pedirías tú, y Él te daría agua viva” Jn. 4,10

“En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis” Mt. 25,40

“El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él.” (Jn. 14, 23)

“...a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo el que os he elegido ...”(Jn. 15, 15-16)

“Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos” (Mt. 28, 21)

“Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo- y luego ven y sígueme” Mt. 19,21

Nuestro trabajo. Su dignidad. Su valor

 

Jesús pasó por el trabajo y así lo santificó. Exaltó la dignidad del trabajo con su presencia.

Con el trabajo nos unimos a todos los trabajadores del mundo para ofrecernos con ellos y por ellos a Cristo, que vivió tantos años de su corta vida como trabajador en Nazareth.

Pensamos que es una profunda satisfacción poder trabajar. Es propio del ser humano el trabajar. Es responder al mandato de Dios en la creación de crecer y dominar la tierra, es como una prolongación de la tarea de Dios Creador. Es un modo de dar gloria a Dios. Santificar las horas con el trabajo que es como una oración de alabanza.

Creemos que el trabajo también ayuda a la maduración de la monja como persona y como religiosa.

Hoy hay muchos hombres y mujeres en nuestra tierra que no consiguen trabajo o no tienen un trabajo honesto y digno, por eso sabemos que tenemos que compartir el fruto de nuestro trabajo.

 

Así como en el medioevo la mendicidad era signo de pobreza, hoy lo es también el trabajar.

 

Por eso si a veces terminamos el día cansadas, fatigadas por el trabajo nos unimos al cansancio de tantos que agotan sus fuerzas en los trabajos de la tierra para ganar el pan de cada día. Lo vemos como una pequeña participación en la Cruz de Cristo.

Trabajar alegres, silenciosas, responsables, entregadas, solidarias, orantes, es uno de los modos de vivir nuestra pobreza religiosa.

Con nuestro pequeño y sencillo trabajo construimos un mundo más cálido, más humano, nos unimos al misionero, al sabio investigador, al niño explotado,y al que labra la tierra, a los obreros, los médicos, los maestros y a cada mamá... nosotras unidas a ellos también estamos sembrando...

En el trabajo experimentamos nuestro límite y nuestra grandeza...

 

El cristiano que está en actitud de escucha de la palabra del Dios vivo, uniendo el trabajo a la oración, sepa que su trabajo ocupa un puesto no sólo en el progreso terreno, sino también en el desarrollo del Reino de Dios, al que todos somos llamados con la fuerza del Espíritu Santo y con la palabra del Evangelio.” (Juan Pablo II Laborem excersem)

Hemos escrito un libro sobre la vida

de las santas y beatas de la Orden. 408 páginas, formato grande con impresión a color. Ver más...

Lo vendemos en nuestro Monasterio y en la Casa Federal de Torrente.

Jubileo

La Orden de Santo Domingo festeja 800 años.

Mirá como lo festejamos:  aquí!

Y aquí también!

Todos los Años

Diócesis

Pertenecemos a la Diócesis de Orihuela-Alicante.


* Nuestra Diócesis
* Encuentros de Contemplativas